La sentencia de la manada nos pone a todas en riesgo

publicado en: AISS, Ana Villota | 0

image

Ana Villota Sanz. Fundadora y Directora General de AISS

Estamos obligados a asumir el estado de derecho y las sentencias deben cumplirse, ahora bien, atrocidades como esta, podemos y debemos criticarlas.

Es una sentencia absolutamente dolorosa, dura, insultante, sustentada en los valores del machismo , que centra la credibilidad de la mujer en oponer una resistencia casi heroica a riesgo de perder su propia vida para poder ser considerada víctima. Que a quien juzga en toda su extensión es a la mujer.

Cualquiera de nosotras empatizamos con ese escenario aterrador que en cambio descrito jurídicamente te deja el sabor de las connotaciones de la erótica patriarcal, de la mujer sumisa, sometida, vejada, pero quizà disfrutando.
Se trata un veredicto cargado de prejuicios machistas que impiden vislumbrar todos los elementos de intimidación y violencia, cegado.

Al final la lectura que deja en todas nosotras es la elección de sufrir una violación en la intimidad sin cursar denuncia, porque si esto no es suficiente, ¿qué tiene que suceder para que nuestra justicia nos crea?

Es desolador que no encuentren suficientes elementos de intimidación y no sea suficiente para que lo llamen violación que cinco hombres como armarios acorralen a una sola mujer superándola en número , en edad y en fuerza, tampoco es suficiente que la penetren simultáneamente anal, oral y vaginalmente, además, se duda que pueda ser una relación no consentida esa en la que le penetran varias personas de las que no conoce su nombre, se van sin despedirse y le roban el móvil dejándola incomunicada y sin posibilidad inmediata de pedir ayuda.

No necesito que los defensores del patriarcado me abrumen con una retórica jurídica para ponerme en la piel de otra mujer y entender lo que es intimidación y lo que es una violación en toda regla. No hay medias tintas, llamarlo de otra manera es banalizar la barbarie en perjuicio de todas nosotras y del futuro de nuestras hijas.

Los jueces son servidores públicos y deben impartir justicia también para nosotras, por lo que el sector jurídico ciego a la realidad de la mujer debe ser examinado y en caso de quedar probada una parcialidad machista, deben ser sancionados y apartados del ejercicio profesional.

Necesitamos jueces y juezas formadas, hombres y mujeres con perspectiva de género.

En España se producen cuatro violaciones diariamente, por esto y muchas razones más, espero que esta sentencia sea revocada en el Tribunal Supremo.

“YO SI TE CREO”

Ana Villota Sanz
Fundadora y Directora General de AISS

La sentencia de la manada nos pone a todas en riesgo
5 (100%) 7 votes