La salud mental de las personas mayores y el riesgo de la ansiedad y la demencia

publicado en: salud mental | 0

Salud mental

La situación económica actual agrava la salud mental de los mayores que sustentan el hogar familiar. La enfermedad que más afecta a este sector de la población es la ansiedad, que experimenta una mayor desarrollo cuando los jubilados ven que son el soporte de la economía familiar y esta situación se prolonga en el tiempo.

Según un estudio publicado en la revista Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Associationla ansiedad parece que puede llegar a aumentar el riesgo de demencia hasta un 48%. Por cuestiones de edad, el estado físico y mental de los mayores se deteriora de forma más rápida ante situaciones continuas de estrés.

El análisis de los datos que muestra esta información refleja un incremento del riesgo de desarrollar demencia del 48% entre las personas que han experimentado los mayores niveles de ansiedad en algún momento de su vida. Las personas que manifestaban los niveles de ansiedad más elevados tienen 1.5  más posibilidades de desarrollar demencia que aquellas personas con bajos niveles de ansiedad.

Una de las autoras del estudio, la profesora Margaret Gatz,  afirma que en el estudio se han encontrado y analizado “personas de las que puedes decir que operan a un alto nivel de ansiedad. Personas inquietas, crispadas, frenéticas”.

Factores genéticos en la salud mental

La ansiedad y los síntomas depresivos habitualmente van de la mano, aunque en el envejecimiento ha sido más estudiada la depresión por la gran incidencia que tiene en este periodo. A raíz de estos datos, una de las conclusiones de este estudio es que los investigadores creen que esto podría estar indicando que hay factores genéticos que favorecen la ansiedad y la depresión  y que pueden contar también para la relación ansiedad-demencia.

Dentro de estos factores genéticos, el estudio afirma que el cortisol es la llamada hormona del estrés porque se libera en situaciones estresantes, aunque también bajo otras circunstancias más positivas. Según explican los investigadores, las personas con altos niveles de ansiedad también tienen niveles más altos de cortisol. Los niveles elevados de cortisol de forma crónica se han vinculado en repetidas ocasiones al deterioro de zonas cerebrales directamente implicadas en la memoria y el pensamiento.

Los creadores de este estudio terminan el mismo afirmando que de las conclusiones que del mismo se obtienen se abre las puertas al estudio para determinar si  las personas que han sido tratadas por ansiedad tienen menor riesgo de demencia que aquellas otras que no han estado bajo ningún tratamiento.

La salud mental de las personas mayores y el riesgo de la ansiedad y la demencia
5 (100%) 7 votes