Objetivo del piso tutelado: la independencia del usuario

publicado en: pisos tutelados | 0

Pisos tutelados en AISS

En AISS sabemos, gracias a nuestra experiencia de casi 20 años, que los pisos tutelados para personas con enfermedad mental son un paso hacia la independencia de dichas personas.

Algunas personas con enfermedad mental llegan a conseguir un nivel de autonomía tal que ello solo justificaría su ingreso en un piso tutelado, puesto que otros recursos residenciales no serían adecuados para su proceso de rehabilitación psicosocial.
Cada piso supervisado ha de tener un equipo de profesionales responsables, junto con el servicio de Salud Mental, para trabajar la autonomía del usuario residente en el mismo.

Para  optar al apartamento supervisado, el Centro de Salud Mental de área propone a la persona para que vaya al piso tutelado, dado que ha observado que es potencialmente competente para adquirir la autonomía suficiente de cara a una independencia.

Una vez que la persona ha sido propuesta para el apartamento supervisado, esta ha de ser evaluada por los profesionales del mismo.

Se establecen unos requisitos previos que se han de cumplir por la persona candidata para ser usuaria del piso concertado entre las que destacan:

  1. Existencia de un diagnóstico.
  2. Estar en tratamiento psiquiátrico.
  3. Conciencia de enfermedad.
  4. Existir adherencia a su tratamiento farmacológico

Cumplidas estas exigencias los profesionales crean una serie de requisitos a cumplir por las personas propuestas, así como una serie de normas, principios y estrategias que serán la base para el trabajo con las personas candidatas y, más tarde, residentes en los pisos.

La convivencia en un piso supervisado se basa en la misma convivencia que puedan tener los compañeros de piso, que comparten intereses, necesidades y  diagnósticos. Estas características son vistas por los profesionales como algo positivo, puesto que permite un mejor trabajo con respecto a la conciencia de enfermedad y el apoyo entre los propios residentes, previniendo en muchos casos crisis psiquiátricas.

En los pisos tutelados se han de trabajar las siguientes áreas:

  1. Toma de medicación: es imprescindible que los usuarios sean responsables de su tratamiento farmacológico; la meta es la independencia completa.
  2. Autonomía doméstica: se realiza un entrenamiento con todos los miembros del piso en todas aquellas labores comunes en una casa.
  3. Manejo del dinero: es fundamental que cada persona realice de forma individual su propia planificación, ya que la idea es su futura independencia, haciéndose cargo de sus gastos personales y compaginándolos con los gastos compartidos.
  4. Convivencia: se trata que exista una relación cordial entre los residentes, aunque como es es natural surjan dificultades que sólo aparecen si existe una convivencia. Se realizan intervenciones por parte de los profesionales en torno a las habilidades sociales necesarias para ello.

La enfermedad mental no ha de impedir el llevar una vida normalizada y una buena prueba de ello es la incorporación de personas con enfermedades mentales a los pisos tutelados.

Objetivo del piso tutelado: la independencia del usuario
5 (100%) 153 votes