AISS SE HACE ECO DE ESTE ESTUDIO SOBRE LA ANOREXIA Y LA BULIMIA NERVIOSA DE LA CRUZ ROJA

publicado en: Sin categoría | 0

http://www.cruzroja.es/crj/docs/salud/manual/005.pdf

Los trastornos de alimentación en las y los jóvenes en la actualidad se han convertido en un auténtico “boom”. Hoy en día aparecen muchas noticias e información, en los medios de comunicación sobre la anorexia y la bulimia nerviosa, y esto responde a que en el momento actual los trastornos del comportamiento alimentario, la bulimia, en particular, están aumentando alarmantemente. Las estadísticas arrojan datos escalofriantes: se estima que unas de cada 100 adolescentes padecen anorexia nerviosa y 4 de cada 100 tienen bulimia nerviosa.

Una de las razones por la que existe esta alarma es que estos trastornos, llevados a un extremo, presentan un desenlace fatal y en determinados casos se cronifican, lo que motiva desadaptaciones laborales, sociales y familiares de las personas que lo padecen; además, en el transcurso de la enfermedad y posterior recuperación, estas/os jóvenes, así como las personas que les rodean, sufren de forma intensa.

Aunque todavía no existe un conocimiento profundo del tema, el aumento de casos ha hecho que los profesionales de la salud se preocupen cada día más por investigar cuáles son las múltiples causas que desencadenan la aparición de este tipo de trastornos y cuáles pueden ser las soluciones más adecuadas. Lo que tenemos claro es que estos trastornos alimentarios presentan cuadros complejos.

Este aumento de casos coincide con la existencia de unos valores estéticos predominantes en nuestro medio socio-cultural donde el criterio estético de “estar delgado”, sobre todo referido a las jóvenes (son éstas en número las mayores afectadas), está jugando un papel importante (aunque no exclusivo).

En la actualidad, a través de los medios de comunicación y de nuestra propia cultura, se nos vende que para ser aceptadas y aceptados socialmente debemos estar delgadas y delgados, convirtiéndose así la delgadez en sinónimo de autocontrol y éxito social. Esto tiene como primera consecuencia que multitud de jóvenes lleven a cabo dietas alimentarias, que en muchos casos pueden desencadenar en el desarrollo de un trastorno de la alimentación.

Como decíamos anteriormente, los trastornos de la alimentación muestran un cuadro muy complejo que no tiene fácil explicación, ya que no hay una única causa que lo explique y sí un conjunto de muchos factores que interactúan, y que en un momento determinado hacen que una persona desarrolle este tipo de trastornos. Dentro de esta multiplicidad de factores desencadenantes nos encontramos en primer lugar con los denominados factores socio-culturales. Este tipo de factores, entre los que se encuentran la publicidad y los medios de comunicación, pueden explicar sólo en parte el espectacular incremento de casos que venimos observando.

Existen muy pocas investigaciones y una ausencia clara de programas de prevención. Sin embargo, el aumento de estos casos y su aparición a través de los medios de comunicación han servido para alertar a la sociedad de este tipo de casos.

Informar a adolescentes, padres y profesores, es en la actualidad una de las pocas actividades que se realizan en relación a este tema y sirve para conocer algunos aspectos relacionados con estos casos y detectar cuanto antes el trastorno.

Sería importante desarrollar actividades donde se trabajen aspectos relacionados con las problemáticas del adolescente, como: la autoestima, habilidades sociales, etc., con objeto de potenciar los recursos que toda persona tiene, afianzando de esta forma la confianza en sí mismo y el sentimiento de que uno es valioso por lo que es, y no por lo que tiene o por su apariencia física.

Normalmente, cuando una persona presenta síntomas de trastorno alimentario no suele ser consciente de lo que le está ocurriendo. En numerosas ocasiones son los padres, profesores/as y amigos/as los que pueden detectar qué está pasando y tomar las medidas necesarias.

AISS SE HACE ECO DE ESTE ESTUDIO SOBRE LA ANOREXIA Y LA BULIMIA NERVIOSA DE LA CRUZ ROJA
5 (100%) 4 votes